Búsqueda
NUESTRA LUCHA

¡Luchamos directamente por el comunismo!

El Partido Laboral Progresista (PLP) lucha para destruir el capitalismo y la dictadura de la clase capitalista. Nosotros organizamos a trabajadores, soldados y estudiantes en un movimiento revolucionario para el comunismo.

Solo la dictadura de la clase trabajadora (comunismo) puede proveer una solución duradera al desastre que el mundo de hoy es para miles de millones de personas. Esto no se puede hacer a través de la política electoral, sino que requiere de un movimiento revolucionario y un Ejercito Rojo masivo dirigido por el PLP.

El capitalismo y su imparable lucha por ganancias, nos llevan a la guerra, el fascismo, la pobreza, las enfermedades, las hambrunas y la destrucción ambiental. La clase capitalista, a través de su poder de estado – gobierno, ejércitos, policía, escuelas y cultura – mantienen una dictadura sobre los trabajadores del mundo. La dictadura capitalista apoya y es apoyada por las ideologías del racismo, sexismo, nacionalismo, individualismo, y la religión.

Los patrones y sus voceros dicen que “el comunismo está muerto”. Pero es el capitalismo el que ha fracasado para miles de millones en el mundo. El capitalismo regresó a Rusia y China porque el Socialismo mantuyo aspectos del sistema de ganancias, como los sueldos y privilegios. Rusia y China nunca llegaron al comunismo.

 Comunismo significa que trabajando colectivamente podremos construir una sociedad. Nosotros aboliremos el dinero y las ganancias. Todos compartiremos la carga y los beneficios de la sociedad.

 Comunismo significa la abolición del racismo y el concepto de raza. Los capitalistas usan el racismo para super explotar a trabajadores negros, latinos, asiáticos, y para dividir a toda la clase trabajadora.

Comunismo significa la abolición de la opresión especial de la mujer ( sexismo ) y los roles tradicionales de género creados en una sociedad de clases.

Comunismo significa abolir todas las naciones y el nacionalismo. Una clase trabajadora internacional, un mundo, un Partido.

Comunismo significa que la mente de millones de trabajadores se libere de las falsas promesas, la ideología ponzoñosa no científica de la religión. El comunismo triunfara cuando las masas de trabajadores puedan usar la ciencia y el materialismo dialectico para entender, analizar, y cambiar al mundo.

Comunismo significa que el Partido dirigirá todos los aspectos de la sociedad. Para que esto funcione, millones de trabajadores, eventualmente todos los trabajadores, deberán convertirse en organizadores comunistas. ¡Únetenos!

 

 

Dona
Challenge Periodicals
PO Box 808
Brooklyn, NY 11202
« Estudiantes tiran a la basura el racismo ambiental de los patrones | Main | Primero de Mayo »
Thursday
May172018

Patrones racistas de Chicago cierran escuelas

A medida que la creciente rivalidad interimperialista conduce a una crisis mundial del capitalismo, los patrones intentan estrangular a la clase trabajadora para que pague por ella. En los siguientes números del DESAFÍO, vamos a escribir sobre las diversas formas en que nuestra clase está siendo atacada.
En el último asalto racista contra los trabajadores negros en Chicago, la ciudad está cerrando cuatro escuelas secundarias en Englewood, un barrio negro en el lado sur de Chicago. Robeson High School se cerrará de inmediato, mientras que las otras tres, Hope, Harper y TEAM, serán eliminadas.
Desde el 2000, 250.000 trabajadores negros han sido expulsados ​​de Chicago, una caída del 25 por ciento de la población negra de la ciudad. En 2013, la ciudad cerró 50 escuelas primarias en los vecindarios predominantemente negros del sur y el oeste. Desde entonces, a medida que el abandono y la gentrificación han seguido acelerándose, 32.000 niños negros más han abandonado el sistema de escuelas públicas (Chicago Reporter, 19/12/17).
Estos ataques contra las familias negras de clase trabajadora son parte de un impulso racista de la clase dominante de Chicago para reducir la ciudad y hacerla más rica y blanca. En 2016 y 2017, Chicago fue la única ciudad de las diez más grandes en el país que perdió población (Chicago Tribune, 22/3). En general, el número de residentes de la ciudad ha disminuido de 2,9 millones en 2000 a 2,7 millones en la actualidad.
La característica central del plan racista de los patrones de Chicago es dispersar a los trabajadores negros y latinos de la ciudad hacia los suburbios de bajo servicio y alta pobreza, mientras enfoca el desarrollo a gran escala en las áreas más cercanas al centro de la ciudad. “Probablemente hay más de 40 grúas operando principalmente [cerca del centro de la ciudad], muy pocas en otras partes de la ciudad en los vecindarios donde viven los residentes de la clase trabajadora, en particular las comunidades afroamericanas y latinas” (Citylab 31/05/17).
Del mismo modo que el sistema capitalista en todo el mundo falla miserablemente para satisfacer las necesidades de los trabajadores, los patrones de Chicago no pueden proporcionar ni siquiera un nivel básico de vida y educación para decenas de miles de familias negras locales. La única forma de salir de este lío es luchar por una sociedad comunista dirigida por y para la clase trabajadora.
Patrones cortan servicios a los Trabajadores Negros
Desde la crisis económica de 2008-2010, cuando los patrones rescataron a los bancos y la industria de bienes raíces, la clase trabajadora -y los trabajadores negros en particular- han pagado la factura. “Cerraron escuelas de barrio y clínicas de salud mental; no lograron reconstruir viviendas públicas, dispersaron a miles de familias negras pobres en toda la región y respondieron inadecuadamente al ... desempleo y ejecuciones hipotecarias en comunidades negras ... Es un menú de desinversión ... El mensaje que las políticas públicas envían a las familias negras en la ciudad es que nosotros no te vamos a cuidar y si sigues yéndote, eso está bien”(Chicago Reporter 19/12/17).
Es un ciclo brutal: el desempleo racista y las ejecuciones hipotecarias expulsan a las familias de los barrios negros; las escuelas del vecindario se cierran por falta de inscripción; más familias dejan sus comunidades desestabilizadas. Como resultado, grandes áreas de Englewood están ahora diezmadas:
“Tantas casas han sido demolidas que algunos bloques son solo campos de malezas. Lo que queda son calles laterales con casas con marcos de madera, muchas de las cuales están tapiadas ... la última década y media ha sido brutal. La crisis de la vivienda no solo golpeó áreas como esta, sino que la expansión de un enorme ferrocarril arrasó muchas de las casas ... la política de cierre de escuelas del distrito escolar ... ha contribuido al declive de la población. Además de Englewood High School, CPS ha cerrado 14 escuelas primarias del área de Englewood durante la última década “(WBEZ News, 20/2).
La clase dominante de Chicago y su asesino a sueldo, el alcalde Rahm Emanuel, ex jefe de gabinete de Barack Obama, están perpetuando una larga historia de ataques contra los trabajadores negros. Incluso a mediados del siglo XX, cuando Chicago era un centro creciente de industria y finanzas, los trabajadores negros se vieron obligados a vivir en barrios segregados y desatendidos.
Ahora el capitalismo de Estados Unidos está en declive. A medida que la clase dominante de los EE. UU. y sus rivales imperialistas se encaminan hacia guerras más grandes, los trabajos industriales de pago decente han sido reemplazados por empleos de servicio mal pagados o ningún empleo en absoluto. Los barrios negros de Chicago eran “una vez llenos de compañías manufactureras como Brach’s Candy y Western Electric. ... Si recorres a Cicero [Avenue], ves todas estas viejas fábricas. Bueno, se mudaron y nadie se mudó en ellas... Lo que las reemplazó fueron escaparates vacíos o iglesias” (Chicago Reporter, 29/03/16)
Hoy, la situación para los trabajadores negros en Chicago es desesperada. Los hombres negros jóvenes de entre 20 y 24 años tienen una tasa de desempleo del 47 por ciento (DNAInfo, 26/5/17).
Patrones necesitan más de impuestos de bienes inmuebles
 Para mantener las ganancias y el poder, los patrones de Chicago están persiguiendo a los mismos trabajadores cuyos padres y abuelos construyeron la ciudad. El aumento de los precios de los inmuebles residenciales permite que la ciudad genere ingresos fiscales en una era de desgravaciones comerciales. En los vecindarios del centro de la ciudad, los altos precios inmobiliarios están expulsando a las familias trabajadoras mientras atraen a las personas pudientes con la promesa de escuelas públicas segregadas y elitistas. En los vecindarios más alejados del centro, como Englewood o Austin en el lado oeste, los patrones han optado por expulsar a la gente en lugar de reinvertir en las escuelas que están empeorando y los servicios municipales.
En la década de 1970, cuando la industria comenzó a abandonar Chicago, la clase dominante local perdió una gran parte de su base impositiva. En lugar de recortar las ganancias o reducir los pagos de intereses que la ciudad debía a los bancos, los patrones dejaron de arreglar las escuelas. “A principios de la década de 1990, las auditorías de las instalaciones escolares descubrieron que estaban en condiciones abominables. Los padres protestaron sosteniendo ladrillos caídos de las escuelas de sus hijos en la mano .... “ (Great Cities Institute 11/2016”).
Si bien la ciudad emitió $2,5 mil millones en bonos escolares para renovar edificios obsoletos y construir otros nuevos, gran parte de los fondos se diseñó para fomentar la inflación inmobiliaria y la gentrificación “ampliando el número de escuelas de ‘alto rendimiento’: Montessori y escuelas primarias para estudiantes talentosos y bachillerato internacional, imán y escuelas secundarias de inscripción selectiva. Como su intención era llegar a un mercado de toda la ciudad, la mayoría de las escuelas secundarias de inscripción selectiva tenían una ubicación central “(Great Cities Institute 11/2016).
Se necesitan muchos miles de millones de dólares para mantener habitables los lados sur y oeste. En cambio, los patrones están cerrando escuelas y recortando servicios para expulsar a la gente. En crisis, los gobernantes capitalistas siempre tratarán a la clase trabajadora como un producto desechable. Como cualquier otra ciudad, Chicago pertenecerá a los patrones hasta que la clase trabajadora tome el poder y forme una sociedad comunista para servir las necesidades de nuestra clase.

Reader Comments

There are no comments for this journal entry. To create a new comment, use the form below.

PostPost a New Comment

Enter your information below to add a new comment.

My response is on my own website »
Author Email (optional):
Author URL (optional):
Post:
 
Some HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <code> <em> <i> <strike> <strong>